jueves, 18 de junio de 2009

Serpientes y escaleras...


No va siendo fácil escribir los últimos días, menos ahora que me encuentro frente a los legendarios escritos de Octavio Paz, analizando mi gramática y mi limitado uso del idioma español, francamente, mis textos tiemblan frente a una de sus letras, pero aún así, aquí me tienen, derramando verbo de una fuente sustentable, que ha de conocer su planta purificadora.

El infierno en sus distintos planos implica un primer nivel que obliga a creer, creer en el infierno constituye en si mismo un acto de miedo absoluto a la muerte, al mismo tiempo obliga a creer en la muerte como un estado absoluto del cual no hay retorno, somete a la creencia de un alma inmortal e individual, que ha de soportar un dolor eterno en caso de no seguir las leyes de una zarza en llamas, que nos viene castigando, desde que un par de seres humanos carentes de juicio decidieron saciar su antojo con una manzana mágica, gracias a la crítica gastronómica de una serpiente, que aparentemente, gustaba de la fruta.

Lo que sigue después, visto desde una perspectiva histórica, ha sido un juego de serpientes y escaleras, desde cuyo tablero me daré a la labor de relatarles la vida y reflexiones de un ateo del siglo XXI, que aunque lo desea, no tiene coche volador, ni pistola de rayos, sin embargo, valientemente se enfrenta a un grupo de lagartos ciegos y su equipo de logos corporativos, y ya lo sé, gente que escriba de esto hay mucha, pero yo no lo he hecho, y quien sabe, puede que les guste reír un rato mientras desechan la superstición.

Espero disfruten los siguientes pocos días de debrayes en el potrero.

1 comentario:

Ivo Serentha and Friends dijo...

Congratulations on your interesting blogs and photos, I encourage you to photoblog http://photosphera01.spaces.live.com

Greetings from Italy

Marlow